Restaurante Brugarol Barcelona: cocina de fusión pura en el Gótico

Nos hace mucha ilusión hablaros en B TOKI de Brugarol, restaurante de tapas Izakaya ubicado en el antiguo barrio gótico de Barcelona, uno de los enclaves más auténticos, emblemáticos y pintorescos de la ciudad condal. El establecimiento es pequeño pero prepárate, porque ofrece experiencias mayúsculas. Con una cabida para 21 personas, el Restaurante Brugarol se convierte en un lugar exclusivo donde es imprescindible reservar con antelación. ¡Exacto! No solamente estamos hablando de pocas plazas, ¡sino de comida exquisita!




Cercanía, creatividad y sostenibilidad

Nada más entrar a este lugar sentirás que es especial. El diseño es acogedor y con frescura, manteniendo la piedra de las paredes y con mesas de madera que dan ese toque perfecto de darle vida a la historia. El ambiente es cálido e íntimo y desde tu mesa podrás observar al equipo de cocina elaborar los platos que construirán tu experiencia en este restaurante del Gótico.


El personal es completamente atento y son como una familia, tanto que se ve reflejado en la cuidadosa preparación de los alimentos y en el dinamismo del servicio. Todos se preparan para ser capaces de ponerte a tí y a la comida en el centro de la experiencia. Porque Brugarol es de esos lugares que mientras comes te pasas hablando de comida (positivamente) durante la mitad de la velada. Cuando esto ocurre, es porque te sorprende y te hace disfrutar de verdad.


El concepto gastronómico se basa en una inspiración de los bares Izakaya japoneses, que son tabernas en plena ciudad donde se comparte comida y bebida después de trabajar. Se consideran amantes de la cocina contemporánea y la cocina en crudo. ¡Y por supuesto que lo son! Su carta se basa en una oferta de tapas de inspiración nipona y con toques tanto tradicionales como modernos. Estas tapas las podrás degustar directamente pidiendo de una carta de reducida oferta, o bien apostando por el Menú Degustación de 9 tapas por 40€. Mantén la calma; no te equivocarás.


Sin embargo, existe algo más que hace único a Brugarol, y es la sostenibilidad y el valor ecológico de los ingredientes. Han conseguido vincular la gastronomía japonesa con la gastronomía catalana y su producto local. Sus alimentos están conectados con sus distintas fincas que tienen en Cataluña y también a sus productores, encargados de garantizar la calidad de estos. La mayor parte de sus productos tiene su origen en la Costa Brava, en la zona de Palamós, el Empordá y Brugarol. Además, todas sus verduras son consideradas ecológicas y de km 0, libres de tratamientos químicos y de organismos genéticamente modificados, y producidas artesanalmente en sus terrenos agrícolas. No solamente esto, sino que se encargan de asegurarse que todo el pescado que cocinan está certificado como sostenible. Finalmente, no únicamente las verduras son propias, sino que existen otros productos que provienen de sus granjas en la Costa Brava. Por cierto, no te olvides de probar uno de sus vinos propios, producidos en su bodega, el Celler Brugarol. ¡Espectaculares!



Pero no nos queremos olvidar de lo más importante. En esta pequeña joya gastronómica de Barcelona disfrutarás de una auténtica experiencia inmersiva, con sabores que sorprenderán a tu paladar y que, sin lugar a duda, querrás repetir. Su gente te hace sentir realmente como en casa, y verlos trabajar tan de cerca, además de aumentar tu curiosidad a medida que pasan los minutos por ver que más te van a traer a la mesa, hace que generes un vínculo emocional especial con ellos. En serio, si quieres degustar de una cocina de gran calidad, creativa y ecológica, a un precio formidable, Brugarol es tu lugar.

0 visualizaciones0 comentarios